NACIONALES 

Ni Una Menos: un grito de justicia en todo el país

«Le prometí a mi hija, abrazada a su cajón, después de que haya sido apuñalada y degollada por este policía de la provincia de Buenos Aires, que le iba a hacer justicia. Úrsula nos está viendo; está viendo esta tremenda cantidad de gente. Nunca pensé que iba a tener que estar acá por mi hija. Hasta la sentencia no vamos a parar«, expresó Patricia Nasutti, la mamá de Ursula, en medio de una multitud reunida frente a los Tribunales porteños en reclamo de justicia por Úrsula Bahillo y políticas públicas para hacer frente a la violencia de género. Llegó alrededor de las 18.30, junto a Adolfo Bahillo, papá de la adolescente.

Antes de la movilización, Nasutti fue recibida por el presidente Alberto Fernández. Respecto del encuentro, la mujer, rodeada de medios de comunicación, contó: «Alberto, les guste o no, me saco la bandera política, es un gran ser humano y se comprometió con nosotros para bastantes cambios. Ya lo van a saber, lo van a ir palpando, viendo». Dijo que el Presidente le había pedido si podía ir a su casa «como bajó el ministro Berni»: «Estuvo a disposición en todo lo que necesitábamos». Agregó que la llamó el papa Francisco y que «está siguiendo la causa todos los días». A Ursula la llamó «santa» y «mártir».

El reclamo se efectuó con banderas que se extendían a lo largo de Talcahuano, bombos, redoblantes y cánticos. Se veían familiares y amigos de otras víctimas de violencia de género, y gran cantidad de organizaciones sindicales, políticas y feministas que habían llegado desde distintos puntos de AMBA. Nasutti fue la única oradora. Plaza Lavalle también estaba ocupada e intervenida. Los bustos tenían fotos y leyendas acerca de violadores sueltos y fiscales cómplices. En una performance, más de una docena de jóvenes se recostaron desnuda, cubierta con plásticos, frente al Palacio de Tribunales para representar a las víctimas de femicidios. Los senderos de asfalto que cruzan la plaza se poblaron de leyendas. Un grupo de manifestantes pintó siluetas para recordar a las víctimas que se registran desde que empezó el año.

De la manifestación participaron Movimiento Sur, Las Rojas, Unidas y la Izquierda, el Movimiento Evita, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), La Poderosa, la CTA, ATE, el Frente Popular Darío Santillán, Mumalá, Nuevo Encuentro, Kolina, Unidos y Organizados y el Movimiento Popular La Dignidad, entre otras. Si bien el epicentro de la movilización fue en el Palacio de Tribunales, en pleno centro porteño, el reclamo se multiplicó en distintos puntos de Argentina, sobre todo en los principales edificios judiciales del interior. «Uno de cada cinco femicidios en nuestro país son cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad», sostuvieron en un comunicado los convocantes. Las consignas fueron claras: «Por Úrsula y por todes»; «¡Basta de justicia patriarcal!”; y «¡Basta de represión policial!», son algunas de las frases más difundidas en las redes sociales.

En lo que va de 2021, el observatorio Ahora Que Si Nos Ven registró 43 femicidios: uno cada 26 horas. En seis casos los agresores pertenecían a fuerzas de seguridad (cuatro policías, dos militares). El observatorio de Mujeres de la Matria Latinoamericana detectó 38, de los cuales el 12 por ciento fue perpetrado por uniformados o ex uniformados.

La convocatoria de Ni Una Menos para marchar surgió la semana pasada en plena conmoción por el caso de Ursula. En los últimos días también fueron asesinadas Mirna Palma, docente formoseña de 44 años, en manos de un policía retirado, y dos mujeres en Santiago del Estero, Silvia Rojas y Silvana Natalia. A las dos las mató el mismo hombre. Asimismo, permanece desaparecida Ivana Módica en La Falda, hace ya seis días. Su pareja, Javier Galván, piloto de la fuerza aérea provincial, es el principal sospechoso.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: