SOCIEDAD 

Día Mundial de la concientización del Autismo

Este viernes y como cada 2 de abril, se conmemora el Día Mundial sobre la concientización del Autismo, que tiene como objetivo derribar mitos y divulgar información acerca del trastorno, con el fin de generar una sociedad más inclusiva.

La fecha fue establecida en 2007, por la Asamblea General de las Naciones Unidas, para generar conciencia sobre la importancia de que las familias estén atentas a diferentes señales de advertencia que se relacionan con el autismo, con el fin de poder brindar un tratamiento temprano desde la niñez.

¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista (TEA)?

Se trata de una afección neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez, incluso pueden ser detectados antes de los 18 meses de edad y duran toda la vida, afectando el comportamiento de la persona, su interacción con otros, así como también influye en su aprendizaje.

Las personas con autismo suelen presentar síntomas desde muy temprana edad. Por lo que la concientización a nivel global sobre el Autismo, tanto en la familia como en la sociedad, facilita el acceso a terapias a temprana edad.

Señales de advertencia

Una persona con autismo podría tener síntomas leves, mientras que otra podría tener síntomas más graves. En general, los principales signos se relacionan con la comunicación e interacción con otras personas y rutinas o conductas repetitivas, a veces llamadas conductas estereotipadas.

Los niños o adultos con TEA podrían presentar las siguientes características:

  • No señalar los objetos para demostrar su interés (por ejemplo, no señalar un avión que pasa volando).
  • No mirar los objetos cuando otra persona los señala.
  • Tener dificultad para relacionarse con los demás o no manifestar ningún interés por otras personas.
  • Evitar el contacto visual y querer estar solos.
  • Tener dificultades para comprender los sentimientos de otras personas y para hablar de sus propios sentimientos.
  • Preferir que no se los abrace, o abrazar a otras personas solo cuando ellos quieren.
  • Parecer no estar conscientes cuando otras personas les hablan pero responder a otros sonidos.
  • Estar muy interesados en las personas pero no saber cómo hablar, jugar ni relacionarse con ellas.
  • Repetir o imitar palabras o frases que se les dicen, o bien, repetir palabras o frases en lugar del lenguaje normal.
  • Tener dificultades para expresar sus necesidades con palabras o movimientos habituales.
  • No jugar juegos de simulación (por ejemplo, no jugar a “darle de comer” a un muñeco).
  • Repetir acciones una y otra vez.
  • Tener dificultades para adaptarse cuando hay un cambio en la rutina.
  • Tener reacciones poco habituales al olor, el gusto, el aspecto, el tacto o el sonido de las cosas.
  • Perder las destrezas que antes tenían (por ejemplo, dejar de decir palabras que antes usaban).

Se lo llama «trastorno de espectro» porque diferentes personas con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos.

Tratamiento

Actualmente, no existe una cura para los TEA. Sin embargo, las investigaciones muestran que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo de estos niños.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: