SALUD 

Semana del Parto respetado

Este año la semana del parto respetado se celebra bajo el lema: “Respeto por las necesidades de la madre y el bebé en cualquier situación”. Me preguntaba al respecto, ¿cómo respondemos los profesionales de la obstetricia y las instituciones de salud a las transformaciones que se vienen sucediendo en el área perinatal?Las mismas se encuentran basadas —entre otras— en las nuevas expectativas de los usuarios, las recomendaciones de organismos internacionales a favor de la asistencia integral y la presencia de leyes que protegen el derecho de los padres y recién nacidos en torno al nacimiento. Aun cuando son significativos los progresos que se produjeron, esta transformación es irregular y desigual, algunos sistemas inclinan su producción hacia el modelo biomédico, reduciendo a la persona a la esfera física y desplazando del acontecimiento la satisfacción y el bienestar materno, lo cual colabora con la deshumanización en la atención al parto (Castro Santoro, González Opazo y López Stewart, 2008), y otros se encuentran fundamentadas en la iniciativa del modelo de maternidad segura y centrada en la familia, la cual brinda una asistencia integral, basada en prácticas seguras, enfoque de derechos y respeto por la cultura familiar, en donde los padres actúan como verdaderos dueños de casa y la madre como protagonista del parto (Larguia, 2006).Lo expuesto con anterioridad demuestra de alguna manera que a nivel institucional la mudanza de lo tecnocrático a lo humanizado no es una cuestión sencilla y exige —como expresa Morgan (1991)— un punto de encuentro, un eje aglutinador en donde se inscriban estas transiciones de manera saludable, ese punto en el cual se ancla todo proceso de transformación se denomina cultura organizacional. De allí que las demandas externas, necesitan para su integración interna al grupo social que labora el parto, la compañía y el apoyo del contexto institucional.

Así, la transición hacia un nuevo modelo de trabajo, requiere del compromiso de todos los actores involucrados en la escena del parto, políticas públicas, programas, instituciones, profesionales, usuarias y familias trabajando juntos en pos del “respeto por las necesidades de la madre y el bebé en cualquier situación”.

Hoy, una vez más y como la historia nos tiene acostumbrados, las parteras profesionales, personas profesionales y licenciadas en obstetricia alzamos nuestras voces en defensa de los derechos de las madres, recién nacidos y sus familias, e invitamos a ser actores participativos de este cambio: líderes, profesionales y personas usuarias unidos en esta cruzada. Porque el parto respetado es responsabilidad de todos.
Por Analí Rey

(La autora es licenciada en Obstetricia – MP 9882. Habilitación 1939)

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: