SOCIEDAD 

CUIL y CUIT «no binario», ¿un avance suficiente?

La noticia de que el número de CUIT y CUIL dejará de ser asignado en base a criterios de género inauguró un Mes del Orgullo que deberá adecuar sus característicos y multitudinarios festejos a las restricciones sanitarias. Este cambio de sistema quedará reflejado tanto en ANSES como en AFIP y comenzará a regir 180 días luego de su publicación, el martes pasado, bajo la rúbrica de Fernanda Raverta y Mercedes Marcó del Pont, titulares de las respectivas instituciones. Quienes ya cuenten con el número asignado y estén contemplados bajo la ley de Identidad de Género podrán pedir que se les designe un nuevo número de manera aleatoria por única vez. “Este convenio busca dejar de naturalizar cuestiones que por motivos administrativos o por rutina no se habían cambiado, pese a que se había modificado la ley”, aseguró Raverta. Si bien la noticia fue celebrada por los activismos LGBTQI+, expuso el vacío legal que atraviesan muchas de las personas que no se reconocen dentro del binomio varón/mujer, evidenciando la necesidad de unificar criterios y aceitar mecanismos entre los diversos entes gubernamentales.

“Todes con DNI” es una organización federal que nuclea a personas que no se identifican con los polos génericos binarios. Elles denuncian que el DNI actual no respeta la ley de Identidad de Género sancionada en 2012, ya que solo acepta la categoría varón/mujer, a diferencia del texto de la norma que apela a “la vivencia interna de género según cada une lo siente”. “La ley no es binaria, lo que es binaria es su interpretación y aplicación en ciertas instituciones. De hecho, la ley empieza diciendo que la identidad de género tiene que ver con la vivencia de cada une, en ningún momento impone que hay solo algunas identidades válidas o que los cambios registrales deben ser de femenino y masculino”, asegura Anker, integrante de la organización que se identifica como marika.

Como otres activistas, Anker logró modificar su Partida de Nacimiento para que lleve un guión en el campo de género. Sin embargo, este cambio realizado en el Registro Civil de Río Negro, su ciudad natal, no quedó reflejado en su DNI al no ser rectificado por el RENAPER, violentando su identidad y dejándole fuera del sistema burocrático. “Nuestra propuesta es que la categoría de género sea un campo abierto donde cada une pueda elegir la denominación. Puede ser con un género (incluyendo no binarie, marika, lesbiana, etc.) o con un guión”, explica. Luego agrega: “La idea es contener a todes. El movimiento de la diversidad es amplio, hay algunas personas que consideran que es importante que esté su género como parte de la visibilidad y otras que no, por eso no pedimos que se elimine la categoría en sí sino que esté vacía y sea opcional”. En el caso de los pasaportes, que por normativa internacional utilizan la marca F/M, desde «Todes con DNI» sugieren asignar X a cualquier identidad que no se corresponda a éstas.

Actualmente existen diferentes instancias respecto a las rectificaciones registrales y asociadas (de aquellos documentos a nombre de la persona) que muchas veces dependen de la buena voluntad de los operadores del Estado. Si bien desde 2018 algunos Registros Civiles provinciales están realizando partidas no binarias, como Misiones, Tierra del Fuego y Entre Ríos, en otros casos, como Córdoba, se niegan excusándose en fallas del ReNaPer o directamente actúan sin respetar el deseo de le solicitante. Ejemplo de esto fue lo que sucedió en Santa Fe, donde se emitieron partidas con el término “autopercibido” en el campo género, dejando de lado que todos los géneros lo son o la ciudad de Mar del Plata, donde un Registro Civil adujo que no se podía emitir una partida no binaria para no nombrar por la negativa.

En ese sentido, además de la implementación efectiva de la ley y la urgente expedición de los DNIs solicitados, les activistas exigen que los Registros Civiles provinciales realicen la rectificación de manera rápida y por vía administrativa como está establecido en la norma. «Las partidas se rectifican en los Registros Civiles que están descentralizados y no operan con los mismos criterios. Hay registros que están entregando partidas por fuera del binario, otros que las hacen como quieren y otros que directamente las rechazan o no te responden. Yo, acompañade por la organización, estoy haciendo el reclamo formal al RENAPER porque mi pedido ya expiró y siguen sin emitir DNIs no binarios. Quiero que me contesten para saber el motivo porque eso también sienta un precedente y sirve para próximas acciones legales».

Respecto a la medida del Gobierno de dejar de asignar el CUIT por género, le activiste reconoce que puede ser positiva pero sigue siendo limitada mientras se violen otros derechos urgentes. “Si bien entendemos que puede ayudar, no era lo que estábamos apuntando. El CUIT y CUIL sirven mayoritariamente para el acceso al trabajo formal, algo que no tenemos garantizado en este momento porque seguimos sin tener DNI y en muchos casos ni siquiera partidas rectificadas”, insiste. “El CUIL es un número pero la información a la que está asociada sigue siendo la misma, por eso nos resulta problemática la manera en la que se anunció bajo el título de ‘no binario’. Entendemos que es algo bueno pero resulta insuficiente”.

Si bien el derecho a la identidad de género fue reconocido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, actualmente la falta de documentos deja a parte de la población fuera del mercado laboral formal, les prohíbe votar, tener impuestos a su nombre, sacar el pasaporte, casarse y otro montón de etcéteras que les convierten en NNs para el Estado. Es por eso que desde «Todes con DNI» insisten en la necesidad de visibilizar la problemática y realizan campañas artivistas tanto en las redes como en los territorios para denotar su carácter urgente. “Todes tenemos derecho a nuestra identidad. En este momento quienes no nos sentimos identificades con nuestro DNI nos vemos expuestes a transitar nuestra vida mostrando un documento que no nos representa y eso es un acto de violencia permanente que nos expone y nos obliga a justificarnos”, enfatiza Anker.

Finalmente, Anker hace hincapié en que la situación recrudeció con la pandemia cuando identificarse fue necesario para cuestiones imprescindibles como acceder al sistema de salud, pedir un subsidio habitacional o incluso salir a la calle, dejando aún más expuestos a colectivos vulnerables. “Tener un DNI es la puerta de acceso a todos los derechos. Hoy en plena pandemia el permiso de circulación depende del DNI; por lo tanto, si no lo tenés ni siquiera podés circular”.
Grito del Sur

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: