ARTE Y ESPECTACULO 

Derrumbe de un edificio en Miami

A las 2 de la mañana, hora local y Gimena Accardi y Nicolás Vázquez estaban en el ascensor cuando sintieron el temblor. A las corridas y entre gritos los actores lograron salir del edificio mientras, casi a sus espaldas, el edificio de 12 pisos de altura y ubicado en las proximidades de Miami Beach, se desplomaba, provocando la muerte de al menos una persona y dejando varios heridos.

La actriz sufrió heridas leves y fue atendida en un hospital, al que llegó con su marido por sus propios medios. Poco después, ambos aportando tranquilidad desde las redes sociales con escuetos posteos. “Nosotros estamos bien, gracias por preocuparse”, puso Gimena, algo similar a lo escrito por Nico: “Gracias a Dios nosotros estamos. Gracias por la preocupación”.

En la noche del miércoles, habían roto una costumbre: solían quedarse en el departamento que ocupaba, en el tercer piso del condominio, pero esta vez optaron por salir a cenar. Ya en el estacionamiento en el que dejaron el auto, ubicado en el costado izquierdo de la estructura, Gime sintió que algo crujía; entre el sueño y el cansancio, le restó importancia. Y subieron al ascensor, según relató Vanesa Bafaro, prensa de la obra Una semana nada más, a Teleshow, luego de haber conseguido comunicarse con Nicolás, publica hoy Infobae.

En el lobby, el ascensor hace una parada obligada -así está programado- y abre sus puertas. Los dos se sorprenden al ver mucho humo y gente corriendo. Se asustan. Deciden seguir a las personas que, entre el humo, buscan la salida, y de ese modo llegan a la calle. “Mejor crucemos, por las dudas”, aconseja Nico. En ese instante, a menos de cinco minutos de haber bajado del auto en la cochera, lo jamás imaginado: el condominio empieza a derrumbarse.

Nico y Gime salen corriendo, sin dirección alguna. Entre la polvareda enorme y el desconcierto generalizado, la actriz se golpea fuertemente la cabeza contra una palmera. Piden ayuda. Un joven los termina alcanzando al hospital, donde una tomografía aporta tranquilidad, pero a medias. Están shockeados porque, más allá de lo ocurrido, de haberse salvado milagrosamente, en el condominio viven personas conocidas. Por el momento, nada saben de ellas.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: