Tras visualizarlas, los investigadores médicos observaron escaneos de la cabeza y el cuello de otras 100 personas que recibían tratamiento contra el cáncer de próstata. Además diseccionaron dos cadáveres, uno masculino y oro femenino y encontraron las glándulas en todos los participantes.

Durante la investigación, los médicos se mostraron escépticos al principio aunque después fue emocionante”, mencionó el autor principal del estudio, Matthijs Valstar.

Tras descubrir que todas las personas que participaron en el análisis, contaban con un par de estas glándulas, los investigadores propusieron nombrarlas ‘glandulas tubarias’.

“Pensamos que no era posible encontrar esto en 2020. Es importante que el estudio se repita y se realice con diferentes grupos de pacientes para tener la confirmación de nuevos hallazgos médicos”, apuntó Valstar.

Los investigadores creen que estas glándulas no habían sido descubiertas debido a que no se pueden ver con métodos convencionales de imágenes médicas como ultrasonido, tomografías computarizadas o imágenes de resonancia magnética.

En este sentido, solo pudieron visualizarlas cuando los médicos utilizaron un tipo de exploración nuevo y avanzado llamado PSMA PET/CT que se utiliza para detectar la propagación del cáncer de próstata.