DEPORTES 

A 70 años del único título mundial de básquet argentino

Antes del subcampeonato de la selección comandada por Sergio Hernández en China 2019, antes de las medallas en Atenas 2004 y Pekín 2008, existió una camada de jugadores que a pesar de estar algo olvidada en el imaginario popular, no solo por el paso del tiempo, sino por el intento deliberado de un gobierno de facto, logró algo que ni la Generación Dorada pudo: ser campeones del mundo.

El rumbo del básquet masculino cambió para siempre con la llegada de Jorge Canavesi al seleccionado nacional. Este joven entrenador, que venía acumulando títulos en Gimnasia de Villa del Parque, fue el encargado de comandar al equipo argentino en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. Argentina terminó decimoquinta, pero dejó su sello, especialmente luego de la derrota contra Estados Unidos tan solo por un doble. Dos años después, llegaría la revancha. Y el resultado sería distinto.

La preparación del seleccionado para el primer Mundial de la historia del básquet, en 1950, disputado nada más ni nada menos que en el mítico Luna Park, fue tan dura como innovadora. Y el apoyo, tanto de la Confederación Argentina de Básquetbol como del Estado nacional, fue clave. Era una época en la que, según escribió Estanislao Villanueva para la revista El Gráfico, en una nota titulada El básquetbol, entre la vida y la muerte; (1968), el básquet no solo no generaba ingresos masivos, sino que se encontraba “virtualmente sin gimnasios y en un medio social donde el basquetbolista se da dentro de los bocetos barriales por excelencia”.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: