PROVINCIALES 

Pedido a los ciudadanos de no tirar cohetes para cuidar niños con autismo

Con la proximidad de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, el Ministerio de Salud Pública del Chaco insta a la ciudadanía a no utilizar elementos de pirotecnia que causen estruendos ni contaminación sonora, con el objetivo de evitar el aumento excesivo del estrés y comportamientos desregulados y desorganizados en niños con Condiciones del Espectro Autista (CEA).

Además, profesionales del Hospital Pediátrico “Dr. Avelino Lorenzo Castelán” brindaron diversas recomendaciones para contener y acompañar a los niños que presentan patologías referidas al autismo, con compromisos sensoriales o diversas discapacidades.

La pirotecnia y elementos que causan estruendo pueden generar graves afecciones y malestar en los niños con TEA. “Los niños con autismo poseen hipersensibilidad auditiva y sensorial, por lo que las bombas de estruendo y la pirotecnia que genera contaminación acústica producen un mayor impacto en su salud y bienestar”, explicó la médica pediatra, especialista en neurología infantil e integrante del Servicio de Neurología del hospital, María Luz Fernández.

“La pirotecnia con explosión y estruendo es muy agresiva para los sentidos de estas personas, puede resultar en una verdadera pesadilla en niños, causando sensaciones intensas de ansiedad, estrés, actitudes disfuncionales como golpes, autolesiones, huir del lugar, pánico, gritos, miedos, llantos y aislamiento, los cuales son difíciles de controlar en algunos casos, incluso se podrían generar lesiones a ellos mismos o a terceros”, advirtió la especialista.

Ante la utilización de pirotecnia ruidosa, como sucede habitualmente en las fiestas de fin de año, desde el servicio de Neurología del Hospital Pediátrico brindaron consejos para poder contener y ayudar a disminuir o evitar el impacto generado por los ruidos fuertes en los niños con TEA.

RECOMENDACIONES

“Los niños con autismo presentan desafíos en la comunicación e interacción social: ven, perciben y se manifiestan en ocasiones de manera diferente, por lo que es necesario que podamos contener y evitar los momentos de angustia y estrés provocados por el uso de pirotecnia. Una de las estrategias utilizadas y recomendadas es la anticipación a la situación estresante para ayudar a organizar la conducta y respuesta ante estímulos que puedan desregularla. Por ejemplo, se les muestran fotos, videos o imágenes de fuegos artificiales y se les explica lo que serán esas noches de fiestas, medidas que ayudan mucho a disminuir la ansiedad y el impacto negativo”, detalló María Luz Fernández.

También se puede acudir al uso de auriculares insonorizados que filtren los ruidos externos, acompañar al niño a una habitación donde no se escuchen los estruendos y acompañarlos en todo momento que duren las explosiones. “Como sociedad debemos tomar conciencia en el daño que genera la pirotecnia en personas con condiciones del espectro autista, debemos hablar y tratar la cuestión y, por sobre todas las cosas, no emplear más fuegos artificiales que produzcan ruidos excesivamente fuertes y contaminación sonora”, señaló Fernández.

Asimismo, el uso de pirotecnia también puede afectar a personas que integran grupos sanitarios vulnerables, como bebés y ancianos, o pacientes con diversas discapacidades, compromisos sensoriales o dificultades en el procesamiento sensorial. Ante el impacto negativo de los elementos de estruendo, desde el Ministerio de Salud Pública recomiendan no emplear artefactos que generen ruidos excesivos ni contaminación acústica y, en su lugar, se utilicen fuegos artificiales y juegos de luces e iluminación.

Para realizar cualquier consulta o ante una emergencia, los interesados pueden dirigirse al Hospital Pediátrico “Dr. Avelino L. Castelán”, ubicado sobre la avenida Vélez Sarsfield 108, o comunicarse a través del teléfono 0362-4970553, para pedir turnos de atenciones médicas.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: