NACIONALES 

Congelan las cuentas de Vicentin

Las idas y vueltas entre la cerealera Vicentin y la Justicia no se detienen. A través de un comunicado, la empresa de la ciudad de Avellaneda (Santa Fe) informó que «el juez penal de primera instancia del Distrito Nro. 2 de la ciudad de Rosario, Dr. Hernán Postma, ante la requisitoria del fiscal Miguel Moreno ha ordenado una medida más dentro del raid persecutorio teñido de una inocultable intencionalidad política y de una evidente animosidad contra la empresa, sus accionistas, directivos y trabajadores. Le han ordenado al Banco Central el congelamiento de todas las cuentas bancarias de la compañía«.

La compañía agregó que la consecuencia inmediata de esta medida, «arbitraria, absolutamente injusta e inconducente» es la imposibilidad de cumplir con el pago de salarios y aguinaldos de la empresa y «también de otras empresas que nada tienen que ver con Vicentin pero que igualmente resultan alcanzadas por esta disposición».

En la comunicación la compañía indica que «los argumentos esgrimidos por el fiscal, son absolutamente falsos, no existe ninguna razón ni posibilidad de que se ejecuten ningún tipo de movimientos de fondos que no estén ya controlados por el trámite concursal que atraviesa la empresa, ni que escapen al control de las auditorías vigentes, del rol de la sindicatura y mucho menos del interventor recientemente designado por el  Dr. Fabián Lorenzini, Juez del Concurso que tramita la compañía en la localidad de Reconquista».

Fuente de Vicentin aseguran que no cabe otra posibilidad que concluir que «esta sucesión de medidas buscan impedir cualquier posibilidad de que la empresa pueda resolver su situación concursal y con ello cumplir con los acreedores y garantizar la continuidad de todas las fuentes de trabajo».

«Poco le han importado al Sr. Juez y al Fiscal interviniente, la tranquilidad y el bienestar de los más de 5.000 trabajadores y familias de Santa Fe, San Juan, Mendoza, Córdoba y Buenos Aires que serán directamente afectados por esta inconcebible decisión. Más allá de las conocidas dificultades financieras que la compañía ha atravesado durante el corriente año, nuestros trabajadores han sido la prioridad y hemos garantizado la conservación de sus fuentes de trabajo y el cobro en tiempo y forma de sus salarios».

La compañía calificó a esta medida como irracional. «No solo agrava la situación de la compañía si no que implica una destrucción de valor para los propios acreedores, afectando sus intereses y condicionando las posibilidades de alcanzar una pronta solución que pueda satisfacer a todas las partes implicadas en el proceso concursal».

«Esperamos que quienes han tomado esta medida y quienes de manera irresponsable la hayan alentado, recapaciten a la brevedad, en caso contrario deberán asumir la responsabilidad directa sobre las consecuencias que la misma provoque», concluye el comunicado.

Fuente: BAE  Negocios.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: