CIENCIA 

Importante hallazgo en Israel

Desde Israel se suma un gran hallazgo de restos fósiles del Homo de Nesher Ramla, que genera nuevas preguntas sobre la evolución de la humanidad, y la posibilidad de que hayan coexistido (e interactuado) diferentes poblaciones del género Homo.

“La gente piensa en paradigmas -dijo la antropóloga de la Universidad de Tel Aviv e integrante del grupo de investigadores que hicieron el descubrimiento, la doctora Rachel Sarig- Por eso se ha intentado atribuir esos fósiles a grupos humanos conocidos como el Homo sapiens, el Homo erectus, el Homo heidelbergensis o los neandertales. Pero ahora decimos: No. Este es un grupo en sí mismo, con rasgos y características distintas”.

En base a los restos fósiles y a herramientas de piedra que encontraron, el grupo de científicos sostiene que hubo pequeños grupos del tipo Homo Nesher Ramla que emigraron a Europa Occidental, donde evolucionaron hasta convertirse en los neandertales “clásicos”, y también a Asia, donde se convirtieron en poblaciones arcaicas con rasgos neandertales.

“El descubrimiento del yacimiento de Nesher Ramla escribe un nuevo y fascinante capítulo en la historia de la humanidad”, sostuvo Sarig en un comunicado publicado por Infobae.

Los restos fósiles del Homo Nesher Ramla encontrados en Israel datan de 126.000 años atrás. “Es un hallazgo sorprendente”, dijo la científica argentina Marta Mirazón Lahr, que trabaja en el Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, y fue autora de un artículo que acompaña a dos reportes sobre los hallazgos de los fósiles de Homo Nesher Ramla en la edición de la prestigiosa revista Science de esta semana.

Hasta ahora, se habían encontrado restos fósiles de poblaciones humanas más modernas en el llamado Corredor Levantino, la franja entre el Mediterráneo, Israel, Jordania y Siria, que databan de 130.000 a 100.000 años atrás. Los fósiles de Nesher Ramla, que es un sitio que está protegido por la Autoridad de Antigüedades de Israel, sugieren que se trató de una población diferente a las que se habían descripto.

Tenían características anatómica más arcaicas que los humanos y los Neandertales cuyos restos ya se habían hallado antes. Los Homo de Nesher Ramla vivieron en la misma región, pero el período de tiempo es tan amplio que podrían no haberse encontrado. “No tenemos evidencia de que se hayan visto cara a cara. Puede haber miles de años de diferencia”, señaló a Infobae la doctora Mirazón Lahr, quien aclaró que no se trata de una nueva especie.

Según los investigadores, la morfología de los Homo de Nesher Ramla comparte rasgos tanto con los Neandertales (especialmente los dientes y las mandíbulas) como con los Homo arcaicos (concretamente el cráneo). Al mismo tiempo, este tipo de Homo es muy diferente a los humanos modernos, ya que presenta una estructura craneal completamente diferente, no tiene barbilla y tiene dientes muy grandes.

Se necesitarán excavaciones y más estudios genómicos y más hallazgos para responder cómo fueron las interacciones entre los diferentes grupos. En su artículo, Mirazón Lahr escribió: “La interpretación de los fósiles y las herramientas de piedra de Nesher Ramla suscitará diferentes reacciones entre los paleoantropólogos. No obstante, la edad del material de Nesher Ramla, las afinidades morfológicas y arqueológicas no coincidentes y la ubicación del yacimiento en la encrucijada de África y Eurasia hacen que este sea un descubrimiento importante”.

Te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: